jueves, 31 de diciembre de 2009

¡Feliz año nuevo!

Más que feliz, esperemos. Este año sí. Este año empieza la felicidad, las nuevas y bonitas oportunidades, la buena suerte ¡y no parará!
Gracias a todos los que habéis formado parte del año que dejamos, sea para bien o para mal. En el recuerdo quedaréis, siempre.
Os quiero (a la mayoría).

viernes, 18 de diciembre de 2009

One life. Live it.

Danny dixit. Y olé.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Lo poco que sé...

Señoras y señores, en el culo no tengo flores, pero me veo obligada a colgar algo que no es mío (y que, de hecho, no sé de quién es) porque abre los ojos a cualquiera que le quede algo de alma. Lean atentamente, porque merece la pena.

"Lo poco que sé de la vida, está en los libros que nunca leo. Lo poco que sé de la vida, está en las líneas que no escribí. Lo poco que sé de la vida, se cuenta tomando un café, se entiende tomando una copa y se olvida tomando dos.
Que nadie se emocione ni albergue falsas esperanzas, porque con lo poco que sé de la vida, a duras penas se llena un corazon, por pequeño que sea.
Empiezo por lo que sé:
Sé que, con suerte, te vas a morir solamente una vez. Así que procura no morirte más veces por el camino. No hay nada peor que esa gente que se va muriendo antes de morirse del todo. Para evitarlo te digo un método infalible. Mientras tú decidas, todo está bien. El día que dejes de decidir o decidan por ti, cuidado, por que la estarás palmando un poco, y luego no hay marcha atrás.
Ten siempre más proyectos que recuerdos. Olvídate de la patraña ésa de ser feliz, te puedes dar con un canto en los dientes si llegas a ser el único dueño de tus propias expectativas.
Dedícate a algo de lo que jamás te quieras jubilar. Por mucho que no te llegue para pagar la hipoteca, los recibos o lo que tengas que pagar. Es mucho mejor dedicarse toda la vida a algo que te guste aunque no llegues a fin de mes, que estar toda la vida trabajando por el vil y burdo DINERO.
Nada de todo esto que te digo vale la pena si no tienes a alguien a tu lado que te haga ser incoherente. Ni flores, ni "ésta es nuestra cancion", ni "eres lo más bonito de toda mi vida". Ése no es el verdadero romanticismo. Alguien que te empuje a hacer cosas de las que nunca te creiste capaz, que arrase con tus yonunca o yoqueva. Eso sí que es.
Ojalá ames mucho y durante mucho tiempo, aún a riesgo de no ser correspondido en toda tu vida. Que te quiten todo, que hagan jirones de tus ganas y que te veas obligado a remendarlas con el hilo de cualquier otra ilusión. Que desees y seas deseado, que se frustren todas tus esperanzas, y que, tarde o temprano, acabes descubriendo que la única forma de recuperar el primer amor, que es el propio, es en brazos ajenos.
Dos emociones asociadas al pasado: arrepentimiento y culpa. Una asociada al futuro: preocupación. Cuanto antes te las quites de encima, mejor, antes empezarás a apreciar lo que tienes.
Lo más probable es que un amigo te traicione, tendrás suerte si es solo uno; a otro lo traicionarás, y que pienses lo que pienses y te cuenten lo que te cuenten, los que no sientas que son tus verdaderos amigos antes de los 30, olvídalos por que serán conocidos que te encuentres de mucho en mucho y con los que no te pararás ni a tomar un café, o por ellos o por ti. Cuenta solo con los tres principales por que a partir de ahí todo es una gran mentira.
Lo último: acostúmbrate a luchar contra él por que lo más probable es que te esté jodiendo durante la mayor parte de tu vida, y eso es el MIEDO. MIEDO al fracaso, MIEDO a la soledad, MIEDO a perder todo (amor, riqueza, salud, familia, amigos, y así un etc. tan largo que no entraría en este paréntesis), y sobre todo, MIEDO a que el tío que haya escrito esto te haga entrar en razón".

No aplaudo, porque no se oiría.
Con Dios.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Las almas (pseudo)gemelas


Díganme una cosa, ¿han tenido alguna vez un alma gemela? Yo no. Ni deseo tenerla de hecho. Definitivamente me caigo mal, y conmigo de mí, ya tengo suficiente. Pero al tema. La verdad es que he vivido algo mejor que todo esto de lo que la gente suele vanagloriarse. Se lo explicaré.
¿Saben esas historias que empiezan como los cuentos de hadas? Pues ésta no fue una de ésas. Pero... al lío.
Después de unos meses duros, con golpes duros, y días en los que hubiese deseado no tener corazón, mi familia me empujó forzosamente a la calle, y no tuve más remedio que andar. ¿A dónde me llevaron mis pasos perdidos? A un lugar perdido, claro está, de cuyo nombre sí quiero acordarme, pero cuyo nombre me callaré.
Me podré arrepentir de muchas cosas en mi vida, pero de ese día, y todo lo que pasó después, jamás me arrepentiré. Fue como ver un puntito de luz, al final del todo de un agujero de oscuridad, pena, muerte y fracaso. Si me llegan a explicar ese día, después de ese momento, todo lo que me iba a ocurrir con aquella "alma-gemela-no,lo-siguiente", les prometo que me hubiera muerto de la risa. ¡Era tan impensable! Pero señores, pasó.
¿Saben lo que es amar desenfrenadamente y con la totalidad de tus fuerzas? Pues no fue así. Fue algo superior, tan indescriptible que estoy por poner punto y final y no seguir con esto, pues es posible que al querer explicarlo, reste involuntariamente importancia a lo que significó. Pero algo me impulsa a hacerlo, y cuando el corazón pone la directa... ya se sabe.
¿Qué era? Aún hoy, después de tantos años y tantas cosas, me lo sigo preguntando. Era complicidad, atracción (fatal supongo), aburrimiento divertido, locura (de la sana, siempre), compenetración, ternura, protección. Eran tantas risas que no me caben en la memoria. Tantas lágrimas tan bien secadas que ni siquiera las recuerdo. Tantos kilómetros, tantos lugares... Tantas experiencias, momentos, canciones. Tantos abrazos. Abrazos. En esos brazos sí que nadie podía herirme. Eran (son) de hierro dulce. Invenciblemente tiernos. Era el escudo mágico que consigue que nada malo te pase. Apretaban tanto que me ahogaba. Desprendían tanta protección y dulzura que me daba igual morir asfixiada. No creo en lo perfecto, y eso (él) no lo era (es). Pero es lo más grande que he tenido en mi vida. No solo la persona, físicamente. Si no su interior, todos los recuerdos. Lo que representaba. Nadie me arrebatará nunca eso. Y es algo que me hace respirar aliviada, a pesar de todo. Porque todo el mundo sabe que lo bueno, si breve, dos veces bueno y bla bla bla. No iba a durar para siempre. Entonces sería perfecto, y no creo en lo perfecto, ¿recuerdan?
Anduve hacia aquella pequeña luz que me alumbró en las tinieblas a lo largo de cinco maravillosos años para descubrir que era en realidad un enorme Sol. Y todo el mundo sabe que al sol no se le puede tocar. Pero qué maravilloso sería, ¿verdad? : )

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Será como si no hubiese existido nunca.

Es difícil aceptar el fin cuando quieres a alguien, no sé dónde lo escuché. Y es verdad... ¡cuesta tanto decir adiós!
Aún no me creo que yo lleve agitándote la mano (con la poca fuerza que me dejaste después de todo) desde marzo y tú seas tan capaz de seguir mirándome, mientras me intento alejar dando un paso adelante y dos hacia atrás, con tu cara tan dura, fría y perfecta de siempre. ¿Tan poco valí, que no estoy dejando siquiera algo de vacío? ¿Tan rápido y sencillo se me puede substituir? Parece ser que sí.
¿Sabes? Yo voy a seguir aquí, intentando olvidar todo esto que nos pasó (y cuando digo olvidar, lo digo en el sentido más duro, literal y penoso de la palabra), mientras lamento lo que tuve y me quitaste. Mientras lamento cada mentira, cada crujido del corazón, cada lágrima callada en mi cama antes de intentar dormir y dejar de pensar en ti y todo lo que significaste (significas).
Mientras lamento haberte nombrado el culpable de todo lo que me has hecho.
Mientras lamento saber que tienes que ser tú, y que nunca podrás serlo.
Mientras lamento saber que me estoy equivocando.

martes, 1 de diciembre de 2009

Cambio de título

Ésta es la tercera actualización que hago, y depués de darme cuenta que todas las inspiraciones literarias que me vienen a los dedos son, por lo pronto, lacrimógenas (almenos para mí) he creído conveniente cambiar el subtítulo de este blog. Sería genial que todo lo que publicara aquí hiciera reír a las personas que lo leyeran (ése era uno de mis propósitos para esta nueva aventura) pero, muy, muy, muy a mi pesar, no creo que pueda ser así hasta dentro de un tiempo (y si consigo salir de ésta, que ya veremos).
Así pues, he decidido pasar del "for people who live life laughing" al "for people who live life feeling" (que tampoco se aleja de la (mi) realidad), por supuesto que con la intención de volver al "laughing" enseguida que me sea posible (tonto corazón... ya sabéis).
Disculpen las molestias.

lunes, 23 de noviembre de 2009

El síndrome de la página en blanco


Si preguntas, muchos te dirán que lo han sufrido. Por desgracia, es muy común tener ilusión por empezar un proyecto y saber lo que queremos de él (o no), pero luego no saber por dónde empezar. Y es una mierda, hablando mal y rápido. ¿O me equivoco?

Creo que, después de mucho tiempo (y pensando que jamás me tocaría ese mal), esto me está empezando a pasar a mí. Y no me gusta. En absoluto. Para nada.

Abrí esto con la intención de expresarle al mundo entero (o, por lo menos, a la parte de él que se pase por estos lugares, digamos, intangibles) qué es lo que siento y cómo lo siento, de la única forma que tengo para que se me entienda: escribiendo. Y sí, tengo ideas; pero no, no sé cómo sacarlas.

Mi conclusión es algo "tópica", pero no por eso menos real. Perdí la inspiración al alejarme de mi Muso. Y aunque sé que es lo que debo hacer, lo tan irritable e insensiblemente nombrado "correcto", seguir a años luz de él me cuesta. Y me duele. Porque aún hoy, tanto tiempo después de tantas cosas como hemos pasado, él mueve una gran parte de mi mundo.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Welcome to my life!

Solo espero no decepcionar... ¡ni morir en el intento de que esto funcione!