martes, 31 de enero de 2012

Antes de acostarme

Hace ya unos cuantos días que no consigo conciliar el sueño a la primera. Tengo, cabeza arriba cabeza abajo, un millón de cosas, la mayoría sin sentido, que molestan a Morfeo y le dificultan su labor. Una de esas cosas es mi ausencia "por estos lares" (como decía mi amigo aquél) y la vida y sus cosas.
Llevo todo el día pensando en mi promesa de ayer de volver a activar esto (para nadie, creo, pero eso ahora es lo de menos) y sobre qué podría escribir. El problema no ha sido de falta de ideas, más bien lo contrario. Quería algo conmovedor, a la vez que cierto. Peleón a la vez que emotivo.
A pocos minutos de volver a pelearme con la almohada, he decidido (y cierto programa me ha ayudo mucho) dejar a mis dedos delirar sin más. Las mejores cosas salen cuando no se piensan, ni se planean. Dicen que cuanto más arriba más puras son las cosas. Yo creo que cuanto menos de estudia, se calcula y se piensa algo, más verdadero es.
Mañana, quizás, más y, espero, mejor.
Buenas noches, queridos.

lunes, 30 de enero de 2012

I'm (re)back.

Y esta vez, de verdad.