lunes, 23 de abril de 2012

AMOR. O esa persona.

Empiezo a pensar que el amor no existe. Peor aún, que no sirve para nada. Huyendo de tópicos típicos y frases de quinceañeras que no saben nada de la vida ni del amor, hace ya demasiado tiempo que me planteo que si lo que me han enseñado a lo largo de mis 25 primaveras es algo real o no es más que palabrería barata.

Siempre he creído que el amor mueve montañas, o lo que le haga falta mover. Que da igual la edad, el sexo, el lugar de origen y la religión. Parecía ser el sentimiento más fácil y más complejo a la vez. Un algo que no entendía de razones y conseguía cosas maravillosas. ¿Y si todo esto es mentira? ¿Y si estamos destinados a autoengañarnos para crearnos una vida de amor? ¿Y si el amor no significa querer a alguien más que a ti mismo y significa simplemente mostrar aprecio por la persona de al lado y aprender a convivir con ella?

Joder. Estoy a punto de atacar a mis nervios. O de que ellos me ataquen a mi, más bien. Llevo un cuarto de siglo soñando con el amor, aprendiendo su forma y doctrina a través de canciones, películas, libros, poesías... Leyendas, cuentos, historias de la calle... Tengo un registro de lo que quiero conseguir y soy incapaz de conseguirlo. Un futuro con una familia creada a base de amor, cultivada a base de amor y forjada a base de amor, ¿es algo imposible?

¿Existe en algún lado alguien (a parte de mi, que creo que vivo tontamente engañada) que sea capaz de despertarse y pensar en ESA PERSONA, o acostarse y pensar en ella? ¿Que vaya por la calle y un sinfin de cosas le recuerden a ESA PERSONA? ¿Que sea capaz de arruinarse para conseguir el sueño de ESA PERSONA? ¿Que prefiera la felicidad de ESA PERSONA antes que la suya propia?
¿Soy una ilusa? Sé que mis pies poco tocan el suelo, y a menudo me vanaglorio por eso, pero creo que moriría de dolor (o de amor) si alguien viniese y me dijera:

"Maria, todo aquello que hay en tu cabeza: los sacrificios, los besos a cámara lenta, la piel de gallina al primer roce de uno de sus dedos, los sueños por conseguir de su mano, la vida eterna junto a ESA PERSONA, no existe. Estás condenada a amar mediocremente, a aparentar ante todos que tu vida es perfecta con ESA PERSONA. Tendrás una familia porque "hay que tenerla" y acabarás tus días sabiendo que lo único que querías en el mundo, jamás lo pudiste tener".

Una vez leí una frase, no recuerdo ahora de quién, que decía que "de amor, no preguntes a los cuerdos, porque los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado".

Debo estar loca.